El cuerpazo que mostró Ana María Simon tras someterse a cirugía

Este viernes, a un día de cumplir 46 años, la actriz venezolana Ana María Simon publicó una foto mostrando su cuerpazo, tras someterse a una liposucción.

A través de su cuenta de Instagram, la también locutora mostró su cambio y dejó ver sus curvas en en traje de baño.

Ante ello, explicó que esta imagen no la hubiera subido sin el uso de Photoshop o luego de haberse operado. Sin embargo, aclaró que como no sabe manejar esta herramienta de edición, lo que realmente hizo fue pasar por el quirófano.

La venezonala indicó que se siente mejor que nunca, “no sé si estoy más buena que nunca (a los 23 sí que era un bombón), pero yo me siento del carajo. A lo mejor tiene que ver con que a cierta edad te dejas de pendejadas y decides mandar bien lejos buena parte de tus complejos, algunas frustraciones, a toda la gente tóxica que puedas tener cerca y comienzas a mirar pa’ dentro, miras tu vida y dices: me gusta lo que tengo, me gusta lo que soy”

Simon reconoció que luego de la operación es que comienza «el verdadero trabajo», al tiempo que afirmó que «a que te diga que una lipo no duele no es tu amiga».

View this post on Instagram

No hay manera de que hace unos meses yo me hubiera atrevido a publicar una foto así a menos de que hubiese hecho alguna de estas dos cosas: photoshopearla hasta morir (del verbo photoshopear)… u operarme, y la cosa es que yo no sé manejar Photoshop. No recuerdo haber ido alguna vez al gimnasio de buen humor, excepto cuando tuve un novio profesor de “aerobics” (rodó esa cédula), pero como una no puede traicionar su esencia por mucho tiempo, a los pocos meses terminé con ese novio y me empaté con el dueño de un bar. Todo este cuento viene porque hoy, a un día de cumplir 46 años, no sé si estoy más buena que nunca (a los 23 sí que era un bombón), pero yo me siento del carajo. A lo mejor tiene que ver con que a cierrrrrta edad te dejas de pendejadas y decides mandar bien lejos buena parte de tus complejos, algunas frustraciones, a toda la gente tóxica que puedas tener cerca y comienzas a mirar pa’ dentro, miras tu vida y dices: me gusta lo que tengo, me gusta lo que soy. Ahora bien, todo eso es por dentro y chévere, lo lograste, pero si alguien te puede “echar una ayudaíta” por fuera, ¿por qué no? Quiero darle las gracias públicamente a la maravilla de equipo de la clínica @sensabell liderado por mi queridísimo @doctorcenteno (venezolano pa’ más ñapa, con sede en Valencia🇪🇸 y a partir de hoy en Madrid🇪🇸 #yupi) por haberme ayudado a terminar de “desembarazarme”. Pero ojo, este post no es para motivarlos nada. Si quieren seguir comiendo chicharrón con refresco, háganlo. Hagan lo que sea que los haga felices, pero si quieren botar algunos pareos puede que el @doctorcenteno les dé un primer empujón para que no se abandonen más nunca. Eso sí: van a tener que echarle un camión, porque pasar por un quirófano es lo de menos. El verdadero trabajo viene cuando sales de él y te das cuenta de que no quieres perder el esfuerzo ni volver a pasar por ese dolor. (La que te diga que una lipo no duele no es tu amiga). Pero no, tranquilos que no voy a volver con mi novio el del gimnasio. Lo que a lo mejor sí hago es darme una pasadita por el bar de mi otro ex para pedir una cervecita y brindar con ustedes porque mañana es mi cumpleaños. ¡Salud! 🍻🎁🎂

A post shared by ana maría simón (@anamariasimon) on

 

Loading...

COMENTA! DI ALGO! LO QUE SEA!